#COVID-19
El sistema de salud tiene 738 pruebas para el COVID-19
Autor:

La OPS donó, a principios de marzo, insumos al Ministerio de Salud para realizar 1000 pruebas para detectar el COVID-19, de las cuales, al viernes 20 de marzo, ya han sido utilizadas 262. El Ministerio tiene, además, 3000 pruebas para descartar otras enfermedades virales, que utiliza antes de aplicar la del COVID-19.


Varios mensajes han llegado a Fáctica con la pregunta de cuántas pruebas para detectar el COVID-19 hay en el Ministerio de Salud Pública. Verificamos, y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) donó 1000 a principios de marzo y están en proceso de donar más insumos. Cuando se utilice el 50% de éstas, la OPS entregará más insumos para otras 1000 pruebas, y así sucesivamente, para no agotar los recursos, aseguran.

Según información proporcionada por el Ministerio de Salud, la prueba para detectar el COVID-19 consiste en una serie de procedimientos:  

Primero se realiza una muestra al paciente con síntomas que sugieran que sea portador de algún virus respiratorio. Para esto se realizan dos hisopados en las vías respiratorias del paciente, según explicó a Fáctica el jefe del Servicio de Infectología del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), Roger Gil. Los hisopados son raspados con hisopo, uno en la garganta y otro en la nariz.

Esta muestra es trasladada al Laboratorio Nacional de Salud en ambulancia, según explicó Ana Lucía Gudiel, vocera del Ministerio de Salud, para determinar en un aproximado de cinco o seis horas, el resultado de la prueba. El tiempo para trasladar la muestra dependerá del lugar donde se tome. Puede ser el mismo día en la capital -donde se encuentra el Laboratorio Nacional- o más tiempo si es en otro departamento, explicó Gudiel.

Ya en el Laboratorio se realiza una prueba previa a la del COVID-19 para determinar si el paciente porta uno de ocho diferentes tipos de virus respiratorios: cinco tipos de influenza, adenovirus, metapneumovirus humano o virus sincitial respiratorio. Esto para descartar otras enfermedades, aunque los pacientes sean sospechosos de COVID-19.

“Esto determina que los casos sospechosos no porten otros virus. O tener una coinfección, que aunque es posible, las probabilidades son muy bajas”, explicó a Fáctica Dalia Lau Bonilla, doctora en biología molecular, especializada en microbiología y docente de la Escuela de Posgrados de Farmacia, de la Universidad de San Carlos. Agregó que si una persona da positivo en influenza, de todas formas es necesario descartar que no tenga COVID-19 para saber cómo proceder. Explicó que son dos pruebas independientes.

Gudiel aseguró que, al viernes 20 de marzo, cuentan con insumos para realizar un 2738 de estas pruebas para descartar los ocho virus respiratorios, pues ya han utilizado 262 de las contempladas. La cifra de pruebas realizadas es igual a las de COVID-19, porque sin importar su resultado, las muestras han sido enviadas por ser sospechosas de coronavirus. “De esa forma se obtienen resultados de otras enfermedades respiratorias y del COVID-19”, explicó.

Según Lau, la prueba del COVID-19 aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) utiliza un método molecular que detecta el material genético del virus aún cuando el paciente no tenga síntomas. Sin embargo, en Guatemala solo se está realizando la prueba a pacientes sospechosos, debido a la cantidad limitada de pruebas que hay. “Lo ideal sería hacer la prueba a todas las personas que entran al país para detectar antes los casos, pero los insumos no son suficientes”, agregó Lau.

Las 1000 pruebas para detectar el COVID-19 fueron donadas por la OMS a principios de marzo. A las 12 h. de hoy, viernes 2o de marzo, han sido utilizadas 262. De estas, 12 han resultado positivas: una persona que falleció el domingo 15 y once pacientes que se encuentran en aislamiento en el Hospital de Villa Nueva. Es decir, aún hay insumos para otras 738 pruebas. El Ministerio de Salud explica que al utilizar el 50% de los insumos, OMS entregará otro donativo para otras 1000 pruebas. Y así sucesivamente.

La prueba que utiliza la mayoría de países es la aprobada por OMS, pero según Lau existen otro tipo de pruebas inmunológicas, que detectan la reacción de las defensas en la persona sospechosa. La médica explicó a Fáctica que el cuerpo humano demora hasta dos semanas en crear defensas, por lo que éstas son pruebas imprecisas, además de no estar aprobadas por OMS.

El Ministerio de Salud, según Gudiel, está en proceso de compra de 3000 unidades más de la prueba previa que detecta los ocho virus respiratorios. “Algunos de los proveedores del Gobierno en compras anteriores han sido Eprolab, S.A., Biokim, S.A. y Diagnostika Capris, S.A.”, explicó Gudiel. Según el portal de Guatecompras, Eprolab realizó su última venta al Ministerio de Salud el 13 de marzo de 2020, Biokim el 11 de noviembre de 2019 y Diagnostika el 17 de marzo de 2020.

Cualquier sanatorio privado, centro de salud pública y el IGSS, han sido capacitados, según Gudiel, para hacer el hisopado y enviar las muestras al Laboratorio Nacional. Los resultados son entregados entre cuatro y cinco horas al centro de salud, y no tiene ningún costo para los pacientes.

Lau agregó que sería indispensable descentralizar la realización de pruebas y enfatizó que esto sería posible únicamente si la OMS y el Ministerio de Salud verifican los procesos.

Para solicitar información relacionada al COVID-19, las personas pueden comunicarse a los teléfonos 1517 y 1540, líneas designadas por el Gobierno de Guatemala para atender a la ciudadanía.

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.