Participación política de las mujeres #Berenjenópolis
Las diez alcaldesas
Autor:
Solo diez municipios tendrán a una mujer alcaldesa para el período 2020-2023. Diez de 340 municipios. Ellas representan apenas el 2.94% del total de municipalidades. Presentamos aquí sus hojas de vida y conversamos con algunas de ellas.

Diez alcaldesas. Diez. Se cuentan con los dedos de las dos manos.

¿Alcaldes hombres? 330.

El porcentaje de mujeres electas es todavía más bajo que en el período anterior. En las elecciones de 2015, según la memoria electoral del Tribunal Supremo Electoral (TSE), también fueron electas 10 mujeres. Como entonces había dos municipios menos —Sipacate, Escuintla y Petatán, Huehuetenango, se crearon en los últimos años—, el porcentaje de mujeres fue ligeramente mayor. En 2020 pasó de un 2.96% de alcaldesas al actual 2.94%.

Cuando iniciamos  le reportaje, había una posible alcaldesa número 11, cuyo cargo no está confirmado por el Tribunal Supremo Electoral. Es Olga Barrios Barrios, quien en su momento fue inscrita como candidata del municipio de San Felipe, Retalhuleu por el partido Valor. Pero, el TSE anuló esta inscripción porque Barrios fue condenada en 2014 por peculado.

El partido Valor ganó las elecciones municipales en esta localidad y el puesto fue      asumido por el concejal primero, también de Valor, Adonías Jehu Salazar Quezada.     

En este mapa puede verse la distribución en toda Guatemala de las diez alcaldesas electas.

Las diez alcaldesas

Las diez mujeres pertenecen a cinco partidos. Dos de ellas son de Podemos, cuatro de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), dos de Unión del Cambio Nacional, una de Vamos y una de Todos.

Esta gráfica muestra cuántos alcaldes hombres y cuántas alcaldesas mujeres tiene cada partido.

 

Sale ganando Podemos, que solo logró liderar dos corporaciones municipales, pero las dos con una mujer al frente.

La UNE, el partido con más representación de alcaldías —107 de las 340—, apenas logró que un 3.73% de mujeres estén al frente de ellas.

UCN, otro partido con un número alto de alcaldías —34— también tiene poca representación de mujeres: 5.56%.

Partidos como Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) —con 20 alcaldías; Prosperidad Ciudadana y Valor —con 14—; y Compromiso Renovación y Orden —con 13— no tienen ni una mujer electa para dirigir alguna alcaldía.

El porcentaje de alcaldesas electas es menor que el      de candidatas. En una investigación de Agencia Ocote publicada en mayo de 2019, analizamos las candidaturas de los partidos políticos y la representación de mujeres. Allí concluimos, después de revisar y sistematizar 2,034 resoluciones de inscripción del Tribunal Supremo Electoral, que la representación de mujeres en las candidaturas a alcaldías era de un 6%.

[Lee aquí: “La política de los hombres”]

Al 5 de abril de 2019, fecha del corte para hacer el análisis, el porcentaje de candidatas en el partido UNE fue superior al porcentaje de sus alcaldesas electas. Un 5.86% de las candidaturas de la UNE para corporaciones municipales fue de mujeres y finalmente sólo el 3.73% logró representación.

Algo similar sucedió con Vamos. El 7.73% de sus postulantes eran mujeres y lograron liderar el 3.57% de las corporaciones municipales de la organización política.

En los otros tres partidos, el porcentaje de candidatas fue menor al porcentaje de alcaldesas que tomarán posesión.

El caso más significativo, de nuevo, el de Podemos. Un 17.39% de sus candidatas a alcaldesas fueron mujeres, y finalmente fue el 100% de alcaldías el que consiguió representación femenina.

UCN postuló 3.20% de mujeres y finalmente logró el 5.56% de sus alcaldías. Todos postuló 3.51% y logró 5.26% 

Las diez alcaldesas

De las diez alcaldesas electas para el período 2020-2023, dos de ellas repiten en el cargo: Brenda Del Cid Medrano y Blanca Estela Mendoza Méndez.

Estas son las mujeres que liderarán las alcaldías durante los próximos cuatro años.

Méndez es la primera mujer que asume el cargo de alcaldesa en Parramos. Asegura que su prioridad serán los servicios básicos en el municipio, como el agua y la vivienda. Estudió secretariado y después derecho, aunque finalmente se inclinó por el trabajo social.

Según una nota de Prensa Libre, es jubilada y ha sido docente durante 23 años. Durante 18 buscó la alcaldía en La Democracia.

Estudió perito contador y posteriormente realizó algunos cursos de participación ciudadana. También estudió peluquería y maquillaje. Trabajó como analista de mieles y de caña en el Ingenio Guadalupe.

Orantes es esposa de Alejandro  Bran de la Rosa, que también fue alcalde de Masagua y fue acusado de emitir 5 mil cédulas falsas en 2011 para favorecer a su esposa en esas elecciones.

En estas últimas elecciones compitió contra su primo Gustavo Arnoldo Medrano Osorio, hijo de Edgar Arnoldo Medrano, a quien postuló el Partido Unionista.

Según la página web del Ministerio de Finanzas, Guatecompras.gt, Alvarado Molina tiene 24 contratos con el Estado, de 2010 a 2018 por Q202,182.70. En Guatecompras aparece inscrita con otros dos nombres comerciales: Tienda Estefany y Transportes Molina. Los contratos que se registran son por venta de alimentación a diferentes municipalidades, de compra de insumos para actividades de las municipalidades de Huehuetenango y Malacatancito y fuegos artificiales, canastas navideñas y obsequios navideños para empleados municipales de Aguacatán.

La municipalidad de Malacatancito, que ahora lidera, le compró materiales para la elaboración del nacimiento de la alcaldía y regalos para mujeres por el convivio navideño de 2018. En este tiempo, las diferentes alcaldías le desembolsaron un total de Q202,182.70 en pagos que van de Q400 a Q21,600.

Mendoza tiene seis solicitudes de antejuicio en su contra. Según Ojo con mi pisto, cuatro de ellas fueron presentadas porque el Sindicato de Trabajadores Municipales quería reinstalar a empleados cuyo contrato había terminado. Dos se plantearon por no responder a solicitudes de información pública.  

Será juramentada como alcaldesa de La Blanca, municipio creado en enero de 2014. En las anteriores elecciones, de 2015, también se postuló, también por el partido UCN. Entonces quedó en un lejano segundo puesto, a más de 1,200 votos de distancia de Aroldo Alfredo Cordero Monroy, electo por el Partido Patriota (PP). En esta elección, el segundo partido, la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), quedó a solo 249 votos.

En 2011, cuatro años antes, fue electa por tercera vez alcaldesa del municipio de Ocós, también en San Marcos, por la coalición UNE-Gana. De hecho, en 2019, su hijo Carlos Danilo Preciado Navarijo fue electo alcalde de Ocós por el Comité Cívico La Plantía.

Navarijo también es madre de Vivian Beatriz Preciado Navarijo, diputada de UCN. Según publicó elPeriódico, en 2019 la alcaldesa fue asesora de su hija en el Congreso.

Hace 12 años, en 2008, otro hijo de Edilma Navarijo, José Luis Preciado Navarijo y su esposo, Carlos Danilo Preciado Gamboa fueron asesinados. Por estos asesinatos fueron detenidos tres agentes de la División de Investigación Criminal (Dinc) de la Policía Nacional Civil (PNC).

En 2010, Vivian Preciado, hija de Edilma Navarijo, fue capturada y puesta en libertad por encubrir a Víctor Soto, jefe de la Dinc, acusado de ejecución de siete presos de la cárcel Pavón, en 2006 y también del asesinato de su padre y hermano.

Vargas Trujillo es médica cirujana, graduada de la Universidad San Carlos de Guatemala (Usac). Según la página web del Ministerio de Finanzas, Guatecompras.gt, Vargas Trujillo tiene 11 contratos con el Ministerio de Salud Pública por servicios profesionales prestados al Hospital Regional de Zacapa. El total pagado por los 11 contratos fue de Q141,879.98.

De mayo de 2013 a abril de 2014 recibió Q10 mil mensuales por estos servicios. En enero de 2017, 2018 y 2019 recibió tres pagos: dos por Q9,292.49 y uno por Q3,295.00. No se especifica en qué consisten los servicios profesionales, pero recibió estos pagos mientras también era concejal segunda de Estanzuela. El último de ellos, en enero de 2019, dos meses antes del comienzo de la campaña electoral.

***

Para la realización de este reportaje buscamos hablar con las diez alcaldesas electas, pero solo logramos comunicación con dos: Alicia Méndez y Floridalma Morales.

En el caso de Podemos, la persona de comunicación alegó que no tenía el teléfono de Alicia Méndez, a quien contactamos a través de su página de Facebook. Méndez nos comentó, vía telefónica, que decidió postularse por primera vez a la alcaldía en 2015. Sin embargo, para 2019 no tenía los mismos planes. “La primera vez no sabía a qué me metía”. Le preguntamos a qué se refiere con esto: “A uno le dicen que la política es dura, es sucia… pero hasta que no está viviéndola, no se da cuenta. Difamación en redes sociales, campaña negra y una apatía por ser mujer. Tuve amenazas de muerte, dispararon a mi casa…”

—¿Y qué le hizo animarse a volver a intentarlo?

—Mi marido me obligó —dice, entre risas.

Su esposo es Sergio Armando Castañeda, quien se postuló como candidato a diputado de podemos por Chimaltenango en segunda casilla, pero no quedó electo. “Mi esposo el año pasado me empezó a insistir, que si iba a participar. En enero vimos qué íbamos a hacer. Le pedí a Dios que me iluminara, y tomé la decisión de participar”. Al principio quería postularse con un comité cívico, pero el poco tiempo y el hecho de que tuvieran un techo de campaña más bajo que los partidos, le hizo decantarse por Podemos.

Méndez habla de cómo vivió las dos campañas electorales como mujer. “Yo llevo nueve años de ser directora de la organización (Asociación Brazos Amorosos). Siempre como ‘Seño Alicia’ había sido bienvenida. Pero cuando me presenté como ‘Alicia la candidata’ la posición de muchos hombres fue de: ‘Ah, no. Un momentito… ¿Cómo una mujer nos va a mandar?’”.

Cuando Méndez llegó a recibir su credencial como alcaldesa electa dice que se quedó “en shock”. “Cuando miro, soy la única alcaldesa de Chimaltenango. Llegaron todas las corporaciones y muy pocas tenían mujeres. Eran todo hombres. Pero me acuerdo de una mujer que iba con su esposo. Él iba en la corporación de Pochuta. Ella me dijo: ‘Qué honor verla a usted como alcaldesa’”.

Méndez no achaca toda la responsabilidad de la falta de mujeres a los partidos políticos. “Creo que es cultural”, resume. La alcaldesa comenta que en una ocasión, cuando ella hablaba con un reportero de la necesidad de que hubiera mujeres en puestos de toma de decisión, él le preguntó qué pensaba de Roxana Baldetti. “Sí, es una mujer que no lo ha hecho bien —respondió ella—. Pero una entre cuántos hombres que han sido procesado. No es justo que se hable de una mujer y no de los hombres. La balanza se va para un lado”.

“En Parramos, por ejemplo, hay una comunidad donde las mujeres no son invitadas a tomar decisiones. Quizás con mi liderazgo se pueda cambiar algo —concluye—. Yo quiero hacer las cosas bien, como primera alcaldesa de Parramos, para dejar las puertas abiertas y que lleguen más mujeres”.

De Dora Aldina Pérez, alcaldesa de La Democracia, en el partido nos dieron un número erróneo. Al hacérselo ver al comunicador, se comprometió a facilitar el teléfono correcto. Sin embargo no lo hizo.

En entrevista a Prensa Libre en julio de 2019, Pérez aseguró      que el camino hacia la alcaldía no fue fácil para ella, aunque consideró      que últimamente se han abierto más espacios a las mujeres en política. “Respeto mucho a los hombres pero no nos podemos quedar atrás las mujeres, somos insistentes, perseverantes”, declaró al medio.

En la UNE, nos comunicamos con Óscar Argueta, secretario general del partido, para solicitarle las hojas de vida y los contactos de las cuatro alcaldesas electas de la agrupación. Argueta dijo que no contaba con sus hojas de vida y añadió que consideraba que nadie del partido las tendría. No nos facilitó sus contactos. Floridalma Morales, alcaldesa de La Gomera, al igual que Alicia Méndez, de Parramos, nos respondió con su contacto a través de la página de Facebook “Gomera UNE nos UNE Únete”.

Morales nos comentó que comenzó a introducirse en la política en el año 2000. Entonces, un diputado de la UNE llegó a La Gomera y la fue a buscar a un ayuno en la iglesia. “Me dijo que preguntó a un grupo de maestras a las que dio jalón quién podría ser una líder del municipio y ellas dijeron que yo. Ahí comienza el reto de entrar en política”. Durante tres elecciones —2003, 2007 y 2011— apoyó a los candidatos a alcalde.

Aunque, dice, siempre le gustó liderar. Así que en 2011 participó por primera vez como candidata a alcaldesa. Quedó en segundo lugar. En 2015 lo volvió a intentar y de nuevo en 2019, cuando logró la alcaldía. “Dos decisiones he tomado yo en mi vida —dice—. Ser política, porque he visto la situación de mi municipio, y ser cristiana, porque entiendo que el cambio es posible”.

En fotos de su página de Facebook se puede ver a Morales participando ya como alcaldesa electa en varias actividades. Una de ellas, publicada en octubre, fue un evento evangélico organizado en el municipio. En la entrevista que le hicimos, ella explicó que pertenece a la Iglesia cristiana evangélica. Le consultamos acerca del estado laico y de si su participación en la iglesia afectará en algo a su trabajo. Esta fue su respuesta: “No, no. Mire. Cuando gané, mi acción de gracias a Dios, fue de un acto en la Iglesia católica e Iglesia evangélica. Si usted va a una iglesia, le inculcan el buen comportamiento, los valores, los principios. Creo que no hay discriminación de religión ni de etnia, vamos a unir esfuerzos”.

La alcaldesa de La Gomera comparte la visión de Alicia Méndez, de Parramos, sobre los cuestionamientos como mujer en política. “Eso fue lo que más me costó. La gente no acepta que una de mujer sea líder, que lleve una dirección. Siempre ponen pero —siempre hay una excusa—. Lo miran a uno como esa parte débil. A veces tengo roces con los concejales porque cuesta que asimilen”, concluye.

En una nota de Prensa Libre, Aura Marina Orantes, electa por la UNE en Masagua, Escuintla, habló de la participación de las mujeres en política y aseguró que “es tiempo de que nos den valor de decisión y de poder participar y decir yo puedo. Voy a trabajar con mujeres organizadas, desde allí haré programas sociales apoyando a familia de escasos recursos”. “Nosotras las mujeres somos la fuerza, el mayor voto, pues somos las que hacemos mayor presencia en las urnas”, añadió.

En el caso de Mayra Altan, alcaldesa de Flores por el partido Vamos, logramos contacto con su comunicador, quien dijo que le consultaría cuándo podría atendernos. Sin embargo, no nos dio ninguna fecha ni contestó los mensajes que le mandamos recordándoselo. También enviamos un correo electrónico a la comunicadora de Vamos, pero nunca contestó.

Del mismo modo, enviamos varios correos electrónicos a comunicación de UCN para solicitarles las hojas de vida y los contactos de Edilma Navarijo y Mirna Vargas, alcaldesas de La Blanca y Estazuela. Tampoco contestaron.

La comunicadora del partido Todos aseguró que trataría de conseguir el contacto de la alcaldesa de su partido, Blanca Mendoza, pero al cierre de este reportaje no nos lo había enviado.

Intentamos además contacto con las dos alcaldesas que fueron reelectas (Blanca Mendoza, en San Martín Zapotitlán y Brenda Del Cid Medrano en Chinautla) a través de las municipalidades. En la comuna de Chinautla afirmaron que hablarían con la alcaldesa y se comunicarían de nuevo. No sucedió. En la de San Martín Zapotitlán nadie contestó el teléfono.

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.