Audiobuki 17 // El cielo está aquí en la tierra
Autor:

En este episodio de Audiobuki traemos para ustedes una selección basada en dos poetas -Ernesto Cardenal y Carmen Lucía Alvarado- y dos noticias trascendentales de estos días, la muerte de Cardenal, y el lanzamiento al espacio del satélite Quetzal 1. Dos eventos aparentemente inconexos, pero que, precisamente en el cosmos es donde se encuentran, porque todo acá, tanto la materia y como la poesía, está hecho de pedazos del cosmos porque, finalmente, como bien dijo Cardenal, el cielo está acá entre la tierra.


Ernesto Cardenal fue un poeta científico, un acucioso investigador de la vida y sus manifestaciones, de ahí que su obra sea siempre, a su manera, un sólido tratado científico para materializar poéticamente, la vida. Seleccionamos en este Audiobuki, parte de su trabajo relacionado con su investigación científica y la poesía. También parte del libro Poetas astronautas de Carmen Lucía Alvarado, quien ha construido una visión profunda y crítica de este cosmos que nos habita el pecho y que se explica allá afuera, en la oscuridad infinita. Así pues, lanzamos estas palabras al espacio sonoro también para reconocer el trabajo de los compañeros científicos de la Universidad del Valle,  lanzando un satélite al espacio, el Quetzal-1, que a su vez recuerda una profunda tradición científica mesoamericana que explica el cosmos de formas, algunas veces intraducibles, para el relato del universo de la astrofísica, pero que palpita igual en el corazón de la humanidad sensible. 

Ernesto Cardenal ha muerto. Y la muerte de los grandes poetas siempre es un tema sensible en el espíritu de la humanidad. 95 años de vida de los cuales entregó la gran mayoría a la poesía, y unos buenos años a la Revolución en Nicaragua, el país que le vio nacer, crecer en la singularidad de su voz poética, y morir en un funeral casi secreto resultado de las amenazas del régimen Ortega-Murillo del presente. A lo mejor sus dos grandes reconocimientos fueron la excomunión de Juan Pablo II, por su compromiso político, y el Premio Reina Sofía, por su poesía, al otro lado, sus lectores, contamos con una obra generosa suya, que nos dará largas lecturas en ese género tan particular que cultivó, el canto, los poemas de largo aliento que hablan de la memoria de un pueblo, de Latinoamérica, de la humanidad. Seleccionamos para ustedes unos fragmentos de su libro Canto cósmico, donde el poeta canta la creación de la vida desde la polifonía de la imaginación de los pueblos

Carmen Lucía Alvarado es poeta, es editora, es quetzalteca y su compromiso reúne, cuando menos, estas tres características en su proyecto editorial Catafixia, en el proyecto social 32 volcanes y en la librería Santiaguito Libros, estos últimos dos en Quetzaltenango. Su obra ha sido una exploración profunda sobre la vida, y no me refiero a la generalización burda de la vida como cualquier cosa, sino la vida como elemento ontológico que explica, o intenta explicarse a sí misma, de ahí que la relación con lo infinito, con lo telúrico, con el cosmos y el espíritu, sean caminos por los que transita a profundidad en la memoria cercana de la historia de esta Mesoamérica a la que, no es casualidad, le cayó el meteorito que extinguió a los dinosaurios. Leemos para ustedes un fragmento del libro Poetas astronautas, publicado por Catafixia.

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.