Alexander von Humboldt: la aventura del saber / Ottmar Ette
Autor:
Humboldt es una referencia fundamental de la ciencia, a la vez que un personaje con alto espíritu literario. Para acercarnos a la historia del viajero científico, le pedimos al astro físico y divulgador científico Enrique Pazos que nos compartiera su lectura de este ensayo sobre Humboldt escrito por el académico Ottmar Ette

Alexander von Humboldt es una de las figuras más influyentes en los contextos sociales y culturales que moldearon el quehacer de las disciplinas científicas y humanísticas a principios del siglo XIX. El autor nos lleva por un recorrido pictórico de la obra de Humboldt y todos aquellos detalles que hacen de sus extensos escritos el medio en el cual se materializa lo que se denomina como la ciencia Humboldtiana.

 Ottmar Ette divide la larga vida de Humboldt en tres partes, cada una con una duración de treinta años y nos lleva de la mano en el devenir intelectual del viajero alemán. Empieza haciendo mención al importante papel que los viajes de Humboldt juegan en su forma de ver el mundo. Al contrario de muchos de sus contemporáneos, quienes razonaban y deducían conclusiones sobre el estatus político, económico y social del nuevo continente basado en observaciones de terceros; Humboldt escribía sus tratados con información de primera mano. La duración y variedad de lugares visitados le daban una visión única de la dinámica colonial que prevalecía en las Américas a finales del siglo XVIII. Ette se esfuerza en describir la esencia de la narración de Humboldt la cual no se limita al dominio exclusivo de una sola disciplina. El autor refuerza constantemente la naturaleza inter, trans y multidisciplinario de los escritos de Humboldt, los cuales no tenían un carácter discursivo académico, sino que escribía una narrativa dirigida a una población europea deseosa de saber y aprender las novedades del nuevo continente.

El autor ofrece también varios ejemplos en los cuales Humboldt saca el mejor provecho de la situación aún cuando la misión es inalcanzable (como el ascenso al Chimborazo) por razones más allá de lo previsible. Con el estilo que lo caracterizaba lograba entrelazar sus experiencias de viaje con sus observaciones para ofrecer a sus lectores una experiencia que abarcaba temas de ciencias exactas y sociales en una entrega que también tenía calidad literaria.

Ette nos da una buena idea de la calidad moral y su influencia en una concepción futura de la sociedad latinoamericana que Humboldt observó. Fue muy crítico de la esclavitud y logró ver que el progreso de las colonias estaba ligado al acceso del conocimiento de todos los habitantes, en especial los indigenas y los esclavos. Hoy vemos que tales pensamientos los podemos tomar como una profecía.

Es interesante ver en repetidas ocasiones que existe reiteración y refuerzo del tema principal: la descripción de la ciencia Humboldtiana. Este es un detalle en el cual el autor ha puesto especial énfasis, pues recorre grandes distancias para trasladarnos a los lectores el ámbito y contexto en el que Humboltd desarrolló un estilo único de globalizar y entrelazar el conocimiento. Tal idea es expresada en una de las máximas Humboldtianas: todo es relacional.

Al finalizar el libro, el lector se queda con ganas de revisar los escritos originales de Humboldt y experimentar de primera mano las ricas metáforas y entrelazamientos de diferentes disciplinas en un texto narrativo. El autor ofrece citas y extractos de los mismos, sin embargo muchos de ellos están en francés y el lector no versado en la lengua pierde parte del mensaje transmitido a lo largo del libro.

En general, considero que el libro es una descripción viva y amena de la obra de uno de los intelectuales más influyentes de su tiempo. Es adentrarse a un estilo de ciencia que ha quedado en el abandono como consecuencia misma del crecimiento, en cantidad, del conocimiento científico, de tal forma que es imposible para una persona ser experto en diferentes campos del saber. Queda así Humboldt retratado en su obra como uno de los últimos “hombres del renacimiento” capaces de saltar entre disciplinas y conectarlas en una narración literaria.

TE PUEDE INTERESAR